Nuestro proyecto

Misión, Visión y Valores

Tenemos una visión integral del proceso educativo, cuyo propósito central es que los alumnos se desarrollen como pensadores críticos y reflexivos, sean creativos y contructores de su propio aprendizaje además de que sean capaces de aprender a: aprender, ser, hacer, convivir y respetar a otros.

En Inverness College tenemos la misión de formar pequeños interculturales e incluyentes con espíritu reflexivo, respetuosos de la diversidad y del entorno. Concibiendo el diálogo como forma legítima para buscar el acuerdo fortaleciendo la sensibilidad y la conciencia frente a las situaciones que puedan enfrentar en su vida.

Nuestro proyecto

Inverness College nace en la colonia del valle en Ciudad de México y esta basado en los fundamentos educativos de Francisco Giner de los Ríos, Filósofo que crea a principios del siglo XX la Universidad Libre de Enseñanza, (Bajo ideas recogidas del humanismo español, el empirismo ingles y la filosofía alemana) con la convicción de que el porvenir de una nación depende de la conciencia de sus individuos, y esta solo se puede formar desde los primeros años de vida.

En nuestras actividades prevalece el análisis, la reflexión, la crítica, la investigación y un fuerte sentido de la ética y el deber.

Nuestro ideal religioso consiste en alimentar la vida espiritual por medio de la armonía entre los hombres y la naturaleza, la tolerancia y respeto a todos los credos y cultos, sin que ninguno predomine o se refleje en los programas educativos.

La educación es nacionalista, laica y humanista, basada en la naturaleza y el arte, entendiendo la educación elemental como una actividad formadora de hombres, de ahí la atención especial que se pone en el desarrollo moral y en la personalidad del niño.

Entre nuestros fundamentos destaca el enseñar a amar y respetar la naturaleza, aficionarse a la música, la pintura y la literatura, interesarse por la investigación, cultivar la libertad de pensamiento y de acción, pero sobre todo respetar la dignidad del niño, aceptando de forma irrestricta la igualdad de los derechos, apegándose en todo momento a la verdad y a la honestidad.

Buscando siempre que la escuela se convierta en otra casa y otra familia, concibiendo la realidad como el verdadero libre de texto.

Con base en lo anterior procuramos en todo momento que la organización del ambiente educativo permita al niño encontrar en él los estímulos necesarios para el desenvolvimiento de sus inclinaciones bajo la premisa de la libertad, habituando al niño a la disciplina con miras al trabajo y a la bondad y no con vistas a la inmovilidad o pasividad